Skip to main content

Cómo elegir el color de las paredes de mi casa

By 12 abril, 2022Sin categoría

La decoración de nuestro hogar es una tarea que podríamos definir como complicada, especialmente si tomamos en cuenta que existen muchas opciones entre las que podemos elegir. En este contexto, una de las tareas que más estrés pueden causar es seleccionar el color adecuado para pintar las paredes. Esto es más complicado si tomamos en cuenta que la gama disponible es cada vez mayor. Además, para aumentar la complejidad de la selección, surge la incertidumbre de cuál es la mejor manera de combinar los diferentes tonos disponibles. Con la finalidad de ayudarte en este tema, a continuación veremos cuál es la mejor manera de elegir el color de las paredes de tu casa.

Colores neutros y fríos.

¿Cuál dirías que es mejor color para pintar una casa? En realidad, está pregunta no tiene una sola respuesta. De hecho, en la mayoría de los casos, ni siquiera es posible contestarla sin una probabilidad de por medio. Esto es así porque dependerá en gran medida de la habitación que se desee pintar. Por ejemplo, si se trata del dormitorio, es mejor que se usen colores neutros o fríos para crear la atmósfera adecuada. Una razón principal para hacer eso es que los tonos neutros o fríos contribuyen al buen descanso de sus ocupantes. Otra opción es usar tonalidades pastel, pues debido a que son colores más tenues que los demás, contribuyen significativamente para transmitir una sensación de bienestar. Sin embargo, en los dormitorios no es recomendable usar colores intensos, como el rojo o el naranja, pues estos tonos son usados para fomentar el dinamismo.

Por otro lado, si se desea pintar un área pequeña de la casa, también es mejor usar colores que no sean muy llamativos. Esto contribuirá a que el espacio disponible parezca más grande. De preferencia, los colores elegidos también deben ser fríos, con excepción del que se use en una de las paredes. Con la finalidad de que se conserve la impresión de amplitud, se suele pintar el lado donde está la ventana de un color vivo, contrastante con el resto de la habitación. 

Colores oscuros o llamativos.

Si te gustan los colores principalmente oscuros, solo es recomendable que los uses si el interior de la habitación recibe mucha luz durante el día. En otras palabras, debe tener ventanales grandes que contribuyan a que los rayos de sol entren directamente en la habitación durante la mayor parte del día. Por eso, elige como tu alcoba el cuarto que esté todo día expuesto a la luz solar.

Si no cuentas con un espacio así, es mejor usar tonos más claros, quizá con toques oscuros en algunas pequeñas zonas. Cabe destacar, sin embargo, que si la habitación no recibe luz solar durante el día, es aún más importante evitar el uso de tonos oscuros. En estos lugares se prefiere que se pinten las paredes con tonos vivos, dando un toque de vida para contrarrestar la falta de luz natural. Esto es sumamente importante, especialmente si se trata de una habitación que requiera mantenernos activos, como una oficina.

En resumen, muchos factores contribuyen a la selección adecuada del color para las paredes.