Skip to main content

¿Cuál es la mejor pintura para pintar una fachada?

By 27 enero, 2022Sin categoría

La pintura en las fachadas de los hogares, los edificios y cualquier otra estructura cumple un propósito doble. Por un lado, mejora la apariencia de la construcción y, por otro, protegen los materiales utilizados. En vista de la importancia que tiene, es importante determinar cuál es la mejor pintura para pintar una fachada, pues la elección adecuada contribuirá a la durabilidad de la misma. Por eso, a continuación veremos cuál es la más recomendable en cada caso.

Tipos de pintura exterior, ¿cuál es la mejor?

En realidad, no existe una sola respuesta correcta a esta pregunta. Esto es así porque varios factores influyen en la elección correcta de una pintura. Por ejemplo, si el clima es extremadamente seco, con periodos de calor muy elevado, se requerirá una pintura diferente que en los lugares con un clima húmedo.

Con esta idea en mente, pensemos en un edificio ubicado en una zona con clima relativamente estable, es decir, en un lugar en donde no haya mucho calor y los periodos de lluvia sean relativamente breves. En este caso, la pintura acrílica sería la más ideal para pintar las fachadas. Existen de diferentes calidades, siendo las más habituales las que duran entre 2 y 5 años. Lo más habitual es que sean fáciles de lavar, y logren un recubrimiento realmente excelente.

Ahora pensemos en una edificación ubicada en un lugar con humedad relativamente alta. En este caso, lo ideal será utilizar una pintura de silicona. Como podrás imaginarte, este tipo de productos tienen un efecto impermeabilizante en los muros en los que se aplica. Su durabilidad es bastante aceptable en zonas donde la humedad no produce patologías graves en las estructuras.

Por otro lado, para las construcciones ubicadas en zonas muy húmedas es recomendable utilizar productos a base de siloxano. Se trata de pinturas con alto nivel de repelencia a la humedad, al grado que impiden la formación de cualquier tipo de moho en la superficie. Además, habitualmente son autolavables, aprovechando los periodos de lluvia para mantenerse en buen estado y completamente limpias. Aunque su tiempo de vida útil puede variar, lo más común es que sea de 15 años. Estás características hacen de esta pintura una opción muy atractiva, pero como puedes imaginarte su precio es un poco elevado.

Y ahora pensemos en un edificio antiguo ubicado en una zona relativamente húmeda. Lo más común es que este tipo de edificaciones hayan almacenado algún tipo de humedad en su interior con el paso de los años. No sería muy útil utilizar pinturas impermeables, puesto que no permitirían la evaporación de la humedad interior. Para estos casos, se puede utilizar una pintura a base de silicato que protege la estructura de la humedad de exterior, el tiempo que permite la evaporación de la humedad interior.

Por último, están las pinturas diseñadas para climas extremadamente cálidos y secos. En este caso, la intención es que la pintura se mantenga en la mejor condición posible. Para esto, paradójicamente requiere almacenar la mayor cantidad de humedad. En vista de todo lo anterior, la elección de la mejor pintura para pintar una fachada dependerá de muchos factores.